Las diversas energías del universo se manifiestan en los colores. Por tanto, su utilización en la decoración de nuestras casas canaliza diversos tipos de influencia hacia sus habitantes.

Manejar los colores es manejar los contrastes entre la luz y oscuridad. Contrastes que no son necesarios, pues nuestros organismos se adaptan a sus constantes fluctuaciones.

Cada color influye o acondiciona una habitación a un determinado estado de ánimo. Un color puede tornar un ambiente en relajado y tranquilizador o puede convertir otro en alegre y vivaz.

Sólo si conocemos a fondo la influencia de los colores en nuestros estados de ánimo, podremos manejarlos a nuestro antojo y para nuestro mayor beneficio.

Amarillo

El color amarillo es el color de la alegría y de la vivacidad. Representa las fuerzas creativas humanas, al mismo tiempo que la inteligencia.

Puede ser ideal para un estudio en el que tenga que trabajar de manera creativa con su intelecto, pues este color tiene la capacidad de estimular y centrar la mente.

El amarillo es el símbolo del sol, fuente y generador de todas las formas de vida. También es el color de la energía terrestre, cuyo poder unificador lo convierte en ideal para estancias de reunión familiar. El amarillo debe utilizarse con cuidado en habitaciones pequeñas  y no es recomendable  para los dormitorios.

Rojo

Este color tiene una incidencia profunda en los ambientes en los que se utiliza. Induce a los actos apasionados e intensifica las emociones. Usado de manera excesiva puede llevar hasta la violencia. Se recomienda usarlo de manera moderada en las diversas habitaciones de su casa, agregando un pequeño toque con algún elemento de este color que dé vivacidad a la estancia y los anime de alguna manera. Para una cena romántica son ideales unas velas rojas.  En una cena familiar en que sea indispensable reavivar la conversación, un ramo de flores rojas es excelente. Se recomienda su uso moderado en los dormitorios. El rojo aumenta el ritmo cardíaco, de manera que no es bueno para las estancias en las que queremos relajarnos y reflexionar. En cambio, es ideal para salas de juego o para la decoración de las fiestas que deseemos organizar. El rojo llama la atención y estimula el flujo del Chi.

Verde

El color verde es un color que invita a la tranquilidad y la reflexión. Tiene efectos relajantes. También atrae la buena fortuna. Por tanto, se aconseja su uso en casi todas las estancias de la casa. Sólo es inconveniente el uso del verde en las habitaciones en las que queremos invitar a la acción, como por ejemplo en los sitios en los que se trabaja en casa.

Al verde lo identificamos con la naturaleza y con el proceso de crecimiento de todas las formas de vida del universo. Si deseamos traer paz y armonía a un ambiente, el verde es ideal. Sus efectos relajantes lo hacen adecuado para los dormitorios. El verde también atrae la buena fortuna  y todo lo relacionado con las mejoras económicas de su hogar. Si desea atraer la suerte a cualquier estancia de su casa añada toques de verde con plantas u objetos de este color.

Violeta

El color violeta es el color del auto-conocimiento, de los caminos que nos llevan a la introspección. Es el color de la meditación. Desde tiempos inmemoriales se lo utiliza en los rituales tanto religiosos como de investiduras del poder. Es también el color de la autoridad y la dignidad. Puede utilizar el color violeta en sus dormitorios para traer la claridad a sus cavilaciones personales. Induce a centrar la mente en dilucidar lo esencial y separarlo de lo circunstancial o secundario. También es bueno para decorar espacios en los que deseemos transmitir la idea de majestuosidad. El color violeta con un tono más rojizo atrae la energía del fuego y ayuda a mejorar su reputación. Violeta es el color de la espiritualidad por excelencia. En ocasiones puede ayudar a controlar conductas antisociales.

Naranja

El color naranja es un color vivo y entusiasta. Reaviva nuestras energías y potencia nuestro magnetismo. Contribuye además a nuestra claridad y lucidez mental. Se lo relaciona también con la salud y la vitalidad. Puede traer a nuestras  vidas en entusiasmo y el optimismo. Ayuda a traer la buena suerte en nuestros proyectos de trabajo, pues nos impulsa a llegar a peldaños  más altos en nuestro proceso de realización. La utilización del color naranja puede ayudar a convertir en acogedora la entrada de una casa. No obstante, es importante asegurarnos de que refleja nuestros propios gustos, pues puede resultar agobiante para una persona que no se identifique con él. También es bueno el uso del naranja en las estancias en las que pretendamos fomentar la conversación y el intercambio de ideas. El color naranja favorece nuestros negocios y puede ayudarnos a mejorar nuestros trabajos o a escalar en las jerarquías.

Marrón

El color marrón contribuye a desarrollar cualidades como la concentración, disciplina y rigor intelectual. Su conexión con el elemento tierra le confiere un efecto estabilizador.

Su uso nos ayuda a concentrarnos en nuestros objetivos, controla nuestros excesos y ajusta nuestros razonamientos. Además refuerza nuestra conexión con la naturaleza.

A este color se lo asocia con el otoño. Por tanto, no se lo recomienda en habitaciones en las que vivan personas mayores. Tiene el efecto de “envejecer”  los objetos de un entorno, por lo que es conveniente siempre combinarlo con tonos más vivos como el naranja y el rojo.

Gris

El color gris es el color de la madurez y la sabiduría. Se lo utiliza para neutralizar energías negativas. Es un color neutro que puede ser utilizado para realzar otros.

Este color puede contribuir a cultivar nuestra capacidad de estudio e investigación, por tanto puede ser el germen de cosas nuevas y originales. Este color contribuye a nuestra felicidad mediante el conocimiento y los descubrimientos, y fortalece nuestros amores con el entendimiento y la comprensión. El gris es un color de compromiso y de armonía. Tiene también cualidades tristes que deben ser controladas con su combinación con colores más vivos. Se recomienda que si se decide utilizar el color gris en la decoración de una estancia, se lo conserve siempre en buen estado.

Negro

El negro es el color que contiene todos los colores, por tanto puede ser utilizado para contrarrestar todas las energías negativas que puedan llegar a una estancia. Como efecto decorativo, puede ser el telón de fondo ideal para realzar algunos elementos decorativos y dar una sensación de impacto total.

Su utilización crea un efecto de profundidad. Si se usa de manera inteligente puede ambientar un espacio severo e impresionante. No obstante, si no se lo usa con mesura, puede tener efectos depresivos y asfixiantes. El negro es un color que nos habla del misterio, puede llegar a fascinar y resulta muy independiente. En algunas culturas es un color atractivo y mágico, en otras, en cambio, es un color de luto y dolor. En su casa puede emplear el negro para crear un fondo llamativo, sin embargo se desaconseja este color en los dormitorios infantiles o los comedores.

Wikipedia. El texto está disponible bajo la Licencia Creative Commons Atribución Compartir Igual 3.0; podrían ser aplicables cláusulas adicionales.

Imagen: La Psicología del color en el Feng Shui en relación a los cuatro elementos. De Pji0000 – Trabajo propio, CC BY-SA 4.0